Carta a los “JEFES” no “LIDERES” por Liviana Moreno

“Donde hay patrón no manda marinero”; “Soy tu jefa y punto”; “Te guste o no te guste es lo que hay, si no te gusta ya sabes donde está la puerta” son algunas de las tantas frases que amigos y conocidos han escuchado, en alguna ocasión, a lo largo de su trayectoria profesional y algunos, incluso, han llegado a experimentar este tipo de frases a título personal; realidades que incluso yo, en algún momento puntual, he sentido en mis propias carnes y he sido testigo en otras, también de ellas, muy a mi pesar. Puede que no las hayas manifestado en ningún momento aunque así pienses…Si así piensas, verbalizándolo o no, te informo que eres Jefe y no Líder… Es importante verbalizar lo que uno desea expresar para que a uno se le entienda, pero mucho más importante y que se debe tener en cuenta es el cómo lo expresas y cómo das a conocer lo que deseas expresar, a través de tus acciones, gestos, etc. e incluso tu tono de voz y matices tienen mucho más impacto que el propio mensaje en sí. La buena noticia señores es que con el paso del tiempo los llamados líderes van en aumento, dejando atrás la tan demoledora y tóxica comunicación unidireccional-descendente. Con esta carta mi intención es daros a entender que tan importante es la calidad humana, en un equipo de trabajo. Ya os aviso que si deseáis pasaros al otro bando, a ser líderes, no será camino fácil, sobre todo para aquellos que llevan años en el mismo bucle, pero os aseguro que con el tiempo, si tenéis paciencia, recibiréis vuestra recompensa que es de valor incalculable, que no puede comprarlo ni el que más tiene, me refiero, como no, a la satisfacción personal. Si uno en vez de oír, escucha a su equipo y además de entenderles también les comprende, el equipo no dará sólo lo mejor de sí mismo sino que dará todo lo que pueda y más; todo ello a cambio de dos sencillos, aunque no menos importantes, valores: El que se les respete y valore; dos importantes materias que muchos habéis dejado aparcados en el baúl de los recuerdos, y digo recuerdos, expresándolo como tal, ya que seguro que vosotros en vuestros inicios también deseabais lo mismo, que os respetaran y valoraran… Además no tenéis excusa, no afectan de manera alguna a vuestras cuentas, ni a los cierres ni si quiera al balance anual, tampoco a vuestra gestión, ni tan si quiera es necesario la reestructuración de ninguno de los departamentos ni áreas de trabajo, ya que no tienen coste alguno, porque la buena noticia señores es que…¡Son gratuitos! Todos tenemos una mochila que cargamos a nuestras espaldas, llena de experiencias, alegrías, tristezas, traumas, aprendizajes, responsabilidades, etc. Todos hemos empezado desde cero, todos en algún momento de nuestras vidas hemos sido alumnos pero también maestros.

Trabajando duro ya sea para ayudar a nuestras familias como para ayudarnos a nosotros mismos y sobrevivir, por no decir subsistir en los tiempos que corren. Todo ello nos ha hecho en ocasiones ser más duros, e incluso exigentes, con nosotros mismos y también con los demás, creándonos así una coraza que, no siempre, es la más oportuna y que utilizamos como arma de defensa e incluso arrojadiza, llegando incluso a la intransigencia en algunos casos, con tal de crear esa distancia, que nos “salva” en cierta manera, de volver a revivir el sufrimiento y situación que en su día padecimos. Te invito a que practiques, así rápido, un breve ejercicio… Imagínate a tus pies, frente a ti, un nueve dibujado en el suelo…Son los escalones que has subido hasta ahora para llegar donde estás, para ser la persona que eres y trabajar donde trabajas… Ahora mira al frente, imagina que están tus colaboradores de equipo, fíjate en sus caras, obsérvalos, recuerda sus historias, anécdotas que hayas tenido con ellos, sus comienzos a tu lado…Son los que tú elegiste en su día o puede que te los eligieran, pensando que eran los mejores… Ellos desde su perspectiva si miraran al suelo verían un seis; es el número que veías tú en su día antes de llegar donde estás… Reflexiona. Piensa. Recuerda. Siente. Ponte en su lugar, en la otra parte, posición en la que no hace mucho también estuviste…Vuelve a revivir cómo fue tu evolución, tanto como persona como trabajador…¿Qué era lo que deseabas que pasara? ¿Cómo te sentías? ¿Buscabas admiración, respeto, que te valoraran o tus objetivos eran otros? Piensa en tu andadura, tus experiencias, buenas y no tan buenas, que ocurrieron a lo largo de tu vida, de las que aprendiste, las tantas que superaste, incluso puede que de alguna que te quede, todavía, pendiente… Todos a día de hoy, en ocasiones estamos en posición nueve y otras en seis, en ocasiones somos el ejemplo de unos, aprenden de nosotros, en otras, los que aprendemos de las personas que nos rodea somos nosotros.

Todo ello, tanto el aprendizaje como la enseñanza continuos forman parte de este camino nuestro denominado VIDA. Si por un lado estar orgulloso de uno mismo, es lo mejor que a uno le puede pasar, que cuando mira hacia atrás está satisfecho de todo lo que ha hecho y por otro lado, es importante para los que colaboran con uno el hecho de sentirse valorados y que se les respete…¿Qué excusa tienes ahora para hacer las cosas como toca? Lo que nos hace ser lo que somos y que permanece con el tiempo, incluso cuando ya no estamos…Son los RECUERDOS. De ti y sólo de ti depende el querer abrir la puerta al cambio y dar el paso o dejarla tal cual está…La única persona que tiene la llave para abrirla , y que es dueño o dueña de la misma, eres tú. No importa lo que hayas hecho en el pasado importa lo que hagas a partir de ahora.

Liviana Ana Moreno |  Miembro de Mallorca Wordsmiths Toastmasters CLub

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s